¿Sabes qué es la moda ética?

¿Sabes qué es la moda ética?

En esta ocasión vamos a hablar sobre un término que seguramente ya hayas escuchado antes, la moda ética. Esta tendencia, muy relacionada con el slow fashion, persigue generar un impacto social positivo, promoviendo la producción ética y el consumo sostenible.

Hace algún tiempo ya te hablamos acerca de tendencias surgidas en base a la sostenibilidad, como el fashion sharing, y comentamos un poco la moda basada en valores. En esta ocasión, queremos hacer hincapié en las ideas sobre las que se sustenta este movimiento ¡Acompáñanos!

El término moda ética comenzó a hacerse conocido en 2013, a partir del desastre ocurrido en el Rana Plaza en Bangladesh. Este accidente, en el que se vieron implicadas conocidas marcas del fast fashion como Primark, conmocionó a la sociedad y sirvió para abrir los ojos a muchos consumidores y empresas. Uno de los principales problemas que aquejan las grandes compañías cuya producción está deslocalizada, es la dificultad que encuentran para rastrear dónde se fabrican sus prendas y en qué condiciones. Esto se debe a que las cadenas de suministro son tan extremadamente largas en estos países asiáticos, que no se sabe a ciencia cierta qué fábrica se está encargando de ello.

Existen multitud de documentales como “El precio de la moda”, “Do we change it?” o “Las costuras de la piel” en los que se relata las condiciones en las que se produce en estas fábricas, y cómo aleccionan a sus trabajadores para que hagan creer que se respeta la normativa y salarios estipulados por la ley, cuando esto está lejos de ser así.

Fuente: Ropa Limpia

Ante esta situación nacieron compañías y organizaciones pioneras en materia de moda ética, como People Tree que lleva desde 1991 luchando por los derechos de los trabajadores de estas fábricas. En la actualidad, gracias a la conciencia social que se ha ido generando, cada vez es más frecuente encontrar compañías que aplican y defienden estos ideales éticos en su cadena de suministro como Neutrale o Bleu de chauffe.

Apostar por una producción de proximidad y artesanal, en muchos de estos casos, supone obtener prendas y accesorios de una calidad y durabilidad mucho mayor. ¿Quién no conserva prendas de sus madres o abuelas? Comprar con conciencia y sabiendo quién y en qué condiciones se han realizado esas ropas, será una práctica cada vez más extendida gracias a empresas que, como Paparazzo, apostamos por este modelo, y deseamos hacer las cosas bien.

¿Qué te ha parecido? ¿Conoces más marcas que apuesten por la fabricación ética? Cuéntanos en comentarios

 

Deja una respuesta