¿Te atreverías a limpiar tus zapatos de piel?

Aunque para muchos la repuesta sería no, ni idea, en realidad apostamos por un SI, ya que muchas personas no limpian sus zapatos de piel porque no saben realmente como, e incluso muchas veces lo hacen pero dañan el aspecto de su zapato.

Zapatos Paparazzo

Pero para mantenerlos en buen estado, limpiarlos y cuidarlos es la única opción fiable, además hay que tener en cuenta que más del 50% de nuestro calzado, tanto en hombre como para mujer, es de este tipo de material, ya que nunca han pasado de moda y siempre ha dado un tono elegante en nuestro vestuario, siendo ideales para la temporada de invierno, ya que nos protegen más el pie. Y es en esta época del año cuando más suelen ensuciarse.

Zapato Trapense. Paparazzo

Lo primero que debemos saber es que a simple vista pueden parecer fáciles de limpiar, pero no te dejes engañar por las apariencias, su textura es delicada, y no queremos terminar dañando ese zapato que tantos nos gusta, verdad? por lo que debemos tener una serie cuidados tanto en los materiales a usar como en las técnicas, para que nuestro proceso termine con éxito.

Primero de todo hay que limpiar el exterior, que es la parte donde la gente se fija por primera vez. Retiramos cordones (si los tiene) o cualquier accesorio que sea fácil de retirar para que la limpieza sea más cómoda, y después necesitaremos un trapo húmedo que pasaremos por todo el exterior del zapato para eliminar el polvo y suciedad. Al terminar, con un cepillo de cerdas suaves específicamente para no dañar la piel, limpia las costuras que es donde más se acumula suciedad.

Cepillo de cerdas suaves

Al finalizar el paso anterior, procedemos a pasar un trapo de algodón para secar y eliminar cualquier rastro de la limpieza. Cuando terminemos, viene el paso más importante que es la hidratación, esta es la que mantendrá tu zapato como nuevo, y para ello necesitamos una crema de zapato incolora o algún aceite especial para zapatos. Extiéndelo de forma homogénea y deja que lo absorba por lo menos un día, entonces notaras que tu zapato vuelve a brillar como el primer día. Es esencial dejar que se seque bien al terminar la limpieza, porque la exposición al calor y al sol provocará efectos contrarios como grietas o decoloración.

Ahora bien, si notas que por su interior también esta pidiendo ayuda, procederemos a limpiarlo, ya que también es muy sencillo. Para ello utilizaremos el bicarbonato de sodio, será tu mejor ayudante, tan solo pon un poco en el interior y este te ayudará a eliminar gérmenes, por lo que también debes dejarlo reposar un día para luego retirarlo. Aunque esta zona, no se debe limpiar con tanta frecuencia como el exterior, si es recomendable limpiar primer dentro y luego por fuera para no desperdiciar el trabajo.

Bicarbonato de sodio

Otro consejo que damos, es utilizar agua y jabón neutro para alguna mancha específica.

Como última recomendación, si utilizas tu zapato cada día, las limpiezas por fuera son recomendables hacerlas cada 2 semanas, ya que es necesario hidratarlo constantemente.

Zapato Addison. Luis Gonzalo

Y tu, ¿qué consejos nos das para limpiar los zapatos de piel?

Deja un comentario