Tablas de conversión de tallaje en el calzado

Siguiendo con la temática del post del mes pasado, en esta ocasión te vamos a explicar cómo se usan las tablas de conversión de tallas para el calzado.

Seguro que en más de una ocasión te has cruzado con ellas, sobre todo si eres aficionado a las compras online. A pesar de que el tallaje europeo se está imponiendo, es muy frecuente encontrar tablas llenas de números y letras que dificultan saber con exactitud que talla estás comprando. Si este es uno de tus problemas no desesperes, es más fácil de entender de lo que parece. ¿Preparado? ¡Empezamos!

tabla de conversión de zapatos

Lo primero en que debes fijarte son las siglas que aparecen en la parte superior de la tabla, que hacen referencia al tallaje de cada país. En la columna USA aparece el tallaje americano, en UK el tallaje británico, en EURO el europeo (columna en que debemos fijarnos) y en la última columna aparecen los cm que indica el largo del pie que encaja en esa talla. Esta última columna es realmente útil, sobre todo a la hora de comprar en tiendas online, ya que con tan solo la medida de nuestro pie podremos saber que talla usamos.

Si decides guiarte por la longitud de tus pies, a continuación te vamos a dar unos consejos para que no te equivoques al coger la talla:

  • Debes medir los pies por la noche. Puede que esto te resulte llamativo, pero es en este punto cuando los músculos de los pies consiguen su máxima extensión, de lo contrario los zapatos podrían ser demasiado pequeños.
  • Debes medir el pie desde la punta del dedo gordo hasta el talón. La forma más sencilla de hacerlo es fijando una hoja de papel al suelo y dibujando el contorno del mismo para posteriormente tomar de ahí la medida.
  • Como el cuerpo humano no es perfecto, es recomendable medir el pie que sea más grande, para evitar que después aparezcan roces por haber cogido un tallaje muy ajustado

Recuerda que cada fabricante utiliza sus propias hormas por lo que siempre existen pequeñas diferencias que pueden hacer que las tallas no se ajusten por completo a las medidas especificadas en las tablas.

Esperamos que tus pies no vuelvan a sufrir roces por no haber escogido bien la talla.

¡Nos vemos en el siguiente post!

Deja una respuesta