Calzado y economía circular

¿Alguna vez te has preguntado que sucede con los zapatos que se tiran a la basura? ¿O los que descarta la industria? Si tienes una mente curiosa, y no compartes el imaginario colectivo de que estas cosas simplemente desaparecen de la faz de tierra, ¡sigue leyendo!

zapato reciclado

Cuando unos zapatos ya no nos gustan, o se han estropeado, tenemos varias opciones: repararlos, reciclarlos, donarlos, venderlos o finalmente tirarlos.

Si eres de los corazones generosos que donan lo que ya no usan, debes saber que existen varias organizaciones que ayudan a colectivos desfavorecidos y vulnerables. En estas asociaciones, tradicionalmente ligadas a parroquias, y ONGs recogen tanto zapatos como ropa, dándole una segunda vida ayudando a multitud de personas. Es muy común que en la cadena de recogida, almacenamiento, inventario, reparación y distribución se emplee mano de discapacitados, consiguiendo así su integración laboral.

reciclando zapatos y ropa

Fuente: RTVE

En la actualidad se están ideando métodos para poder recuperar todo el material que poseen los zapatos que no pueden reutilizarse ni repararse. El reciclaje aún es un concepto en desarrollo, esto podemos verlo si buscamos los datos del porcentaje real de basura que se recicla en nuestro país. Por ello, existen empresas pioneras en la creación de métodos que nos permitan volver a emplear estos materiales para la fabricación de nuevos objetos, en base a materia prima recuperada. Una de esas nuevas metodologías, consiste en triturar los zapatos inservibles para crear con ello suelas de material recuperado, que formarán la base de unos nuevos zapatos.

Fuente: INESCOP

El hecho de prolongar la vida útil del calzado hace que se generen menos residuos y se consuman menos recursos. Sobre esta idea se asienta la economía circular, es decir la economía basada en alargar la vida de los objetos mediante su reparación, reutilización y reciclaje. El pilar fundamental de toda esta filosofía es la sostenibilidad, un término que hace referencia a la satisfacción de las necesidades actuales, sin comprometer los recursos necesarios para que las generaciones futuras satisfagan las suyas. De esta forma se garantiza el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social.

¿Habías oído hablar de estos términos antes? ¿sabías dónde van a parar los objetos donados? ¿qué opinas sobre la economía circular? ¡Cuéntanos!

Deja una respuesta