Afecciones de los pies II

¡Continuamos! Las afecciones más comunes de los pies son extensas y variadas es por ello que hoy te presentamos una segunda parte.

  • Juanetes: Seguro que has oído hablar más de una vez de ellos, los juanetes o hallux valgus son una deformidad del dedo gordo que produce una protuberancia en el borde externo del mismo. El dolor en esta afección viene producido por el empeoramiento de la protuberancia ya que esta se forma por la aparición de un hueso extra y un saco lleno de líquido. Los síntomas más comunes son la rotación del dedo gordo hacia los otros dedos llegando a montar el segundo dedo, además de dolor sobre la articulación que empeora con la presión del zapato. La piel presenta un aspecto calloso y enrojecido además de una prominencia en esa zona. Esta afección es de tipo hereditario aunque también pueden aparecer debido al tipo de pisada. Al igual que en el caso de la metatarsalgia, es más común en mujeres debido al uso de tacones altos. Puedes prevenir este tipo de dolencia utilizando zapatos flexibles sin demasiada altura y realizando baños de agua templada y sal para reducir la inflamación de los pies.

juanete

  • Pie de atleta: Los hongos en los pies es otra de las afecciones más comunes y molestias. Es la forma más común de contagio entre los deportistas debido a que se transmite en piscinas o duchas. Mantener los pies húmedos durante un largo periodo de tiempo también puede causar la aparición de esta condición. El pie de atleta es una infección causada por hongos que suelen aparecer en los dedos de los pies especialmente en las uñas. Los síntomas más comunes son mal olor, enrojecimiento, picor, ampollas e inflamación. Si el hongo se localiza en las uñas estas presentaran decoloración, engrosamiento y en ocasiones podrían llegar a caerse. La mejor forma de prevenir infecciones es mantener una buena higiene de los pies poniendo especial atención a que queden bien secos, especialmente entre los dedos. También es recomendable usar calcetines de algodón, ventilar los zapatos y utilizar chanclas en piscinas y duchas públicas. El tratamiento más común son las cremas y polvos antifúngicos de venta en farmacia, aunque es aconsejable acudir al médico.

¿Te han parecido interesantes estos datos? Seguro que a partir de ahora tus pies van a estar mejor cuidados que nunca.

Deja una respuesta